A medida que su vida financiera y profesional se entrelazan y se hacen más complejas, no dude en buscar una guía.

Todos necesitamos consejos, aliento y alguien con quien hablar de estas cosas de vez en cuando. Familiares y amigos pueden ayudar, aunque los seres queridos no siempre darán asesoría objetiva.

Por eso hace falta un referente, un mentor. O varios. Uno para asuntos financieros. Otro para las cosas de la vida. Un referente espiritual. Alguien que lo ayude con sus relaciones. Básicamente, en todas las áreas de la vida en las que necesita ayuda, hay un mentor que lo puede asistir.

Read the full article in Spanish here: 

Source